• Miércoles , 16 agosto 2017

PRI ponen fin a ‘chapulines’ en plurinominales

Con la reforma al artículo 212, diputados y senadores priistas, elegidos por representación proporcional, no podrán ser nombrados de manera consecutiva por dicho principio


PRI

Con el voto mayoritario, que incluyó a algunos integrantes del llamado grupo de “los políticos de café”, el PRI aprobó abrirse a una candidatura externa para la Presidencia de la República y retirar los candados de años de militancia para quienes aspiren a un puesto de elección popular, pero rechazó obligar a que el método del candidato presidencial fuera la consulta directa a las bases.

También abrió la puerta a los candidatos externos vía sus coaliciones electorales, pues establece en el predictamen de sus estatutos que “cuando el partido participe en una coalición electoral, se aplicará la normatividad de la organización partidaria a la que se encuentra afiliada la persona propuesta para la candidatura que corresponda”.

Avaló que si el candidato a la Presidencia es priista, deberá cumplir con todos los requisitos, incluidos el comprobar que durante su ejercicio como servidor público cumplió con la presentación de su 3de3, pero, además, demostrar que no tienen antecedentes como un político violento con las mujeres.

Anoche, después de horas en la construcción de una redacción de consenso para la modificación del artículo 166 de los Estatutos, que será el 181 en la nueva versión, los integrantes de la Mesa Nacional de Estatutos avalaron abrirse a un candidato externo, pero aclararon que no se trata de una dedicatoria para algún político en particular, sino una modernización de sus mecanismos para acercarse al pueblo de México.

El grupo de los priistas críticos, que fueron calificados como “políticos de café” se dividieron, pues Ulises Ruiz, exgobernador de Oaxaca, y Encarnación Alfaro se pronunciaron en contra del texto avalado por integrantes de la expresión Alianza Generación, pues fue José Manuel Martel el encargado de leer el texto consensuado.

“Nuestra propuesta es que no se quiten los requisitos. Hoy es más fácil ser externo que ser militante del partido”, expresó Ulises Ruiz.
El documento aprobado, acordado por 16 delegados, quienes inscribieron propuestas, se introduce en el penúltimo párrafo del artículo 166, que será el 181 en los nuevos Estatutos, que deberá ser aprobado por la Asamblea plenaria el próximo sábado.

“Conforme a lo dispuesto en la Ley de la materia, la Comisión Política Permanente que corresponda podrá aprobar la participación en el proceso de la postulación de candidaturas a cargos de elección popular, a ciudadanas y ciudadanos simpatizantes, cuando su prestigio, fama pública señalen que se encuentran en un nivel de reconocimiento y aceptación y que están consecuencia en condición competitiva para ganar.

“Tratándose de ciudadanas y ciudadanos simpatizantes que aspiren a diputaciones de las legislaturas de las entidades federativas o integrantes de los ayuntamientos y de las alcaldías de la Ciudad de México, el acuerdo lo deberá de emitir el Consejo Político de la entidad que corresponda y con autorización del presidente del Comité Ejecutivo Nacional”, dice el texto.
Heliodoro Díaz, uno de los que habló en apoyo de este texto, alertó que los delegados debían tener mucho cuidado, porque su deliberación y votación “no tiene ni debe tener dedicatorias o ser en contra de alguien, y mucho menos entre nosotros mismos, no nos confundamos”.

A pesar de que diversos delegados apoyaron la propuesta de la exgobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega de pedir que el método de elección del candidato presidencial sea la consulta directa a las bases, la mayoría la rechazó, luego de una hora de debate.

Presidida por Jorge Carlos Ramírez Marín, la Mesa Nacional de Estatutos de la XXII Asamblea Nacional del PRI también quitó los candados de años de militancia, a propuesta de la delegada Sandra Méndez, quien propuso eliminar las fracciones nueve, 10 y 13 del actual artículo 166, que se convertirá en el 181, y que fijan los años de militancia para aspirar a un puesto de elección popular, como el caso de la presidencial, que era de 10 años.

“La propuesta que traigo a su consideración consiste en darle garantías de igualdad, certeza y equidad en los procesos internos, en los casos en que el órgano nacional, tanto a simpatizantes como a militantes determine precisamente los casos, y que las fracciones novena, décima y décimo tercera (del artículo 166) pueda quedar sin aplicación.

“En este sentido y de manera muy particular, propongo que se eliminen los requisitos que exigen acreditar determinado tiempo de militancia para aspirar a un cargo de elección popular; piso parejo para militantes”, dijo Sandra Méndez.
Con información de Adrián Virgen

Prioridades

Éstos son los principales puntos avalados en la Mesa de Estatutos:
El PRI aceptará candidatos externos para la Presidencia de la República.
Reglas para los puestos de elección popular que ahora podrán ser reelegidos.
El CEN conocerá, analizará, formulará recomendaciones, en su caso, y determinará la posición del partido para gobiernos de coalición.
Partido tendrá nueva estructura, con 10 nuevas secretarías, como la de Operación Política y el Instituto Reyes Heroles.
Servidores públicos y líderes de partido que sean “soberbios y prepotentes” con la sociedad y los militantes, serán amonestados públicamente.
Conserva candados para postulación de candidatos priistas, pero se abre para externos, vía una alianza electoral.
IMPULSAN PONER FIN A LOS PLURINOMINALES CHAPULINES
La Asamblea debe ratificar la decisión tomada en la mesa de Campeche.

Con el impulso de las bases, que se expresó a gritos y mostró su mayoría con votos, el PRI puso fin a los llamados plurinominales chapulines, que son los políticos que jamás se han sometido a la votación directa de las urnas, pero que han ocupado cargos de elección popular, principalmente como senadores y diputados plurinominales, con base en los votos totales que recibe el partido.

Propuesto por los propios delegados priistas, el tema cimbró por un momento la conducción de la Mesa Directiva, entonces con la senadora Diva Gastélum como presidenta en turno, pues parecía que se trataba de una de las propuestas que no iba a alcanzar consenso, pero el voto para aceptar su discusión sorprendió a quien condujo la mesa, incluso Diva Gastélum anunció que había 21 delegados que querían hacer propuestas y planteó un receso de 30 minutos, que le fue rechazado con gritos.

La senadora puso orden. Augusto Gómez Villanueva explicó que era evidente que la posición mayoritaria de los delegados era por aceptar y aprobar de inmediato esta propuesta, que busca obligar a todos los priistas a someterse a las urnas, a buscar el voto.

El delegado Héctor Pedraza, uno de los promoventes, expresó que “no entendemos por qué muchas compañeras y compañeros repiten un cargo de diputados locales, federales y senadores plurinominales. Yo les llamo los bonsái,porque son cortos de ideas, salen muy caros y sólo sirven de adorno. ¿Quieren una posición?, que salgan a la calle a ganar los votos”.

Rodrigo González Illescas explicó que los tiempos actuales exigen al PRI abrir espacios a más cuadros y si los plurinominales quieren una posición, tienen que someterse al escrutinio popular, pero él propuso que ese freno sea sólo para los legisladores que a partir de 2018 tendrán derecho a la reelección.

La propuesta de González Illescas fue rechazada y luego de que Ulises Ruiz, exgobernador de Oaxaca, instó a que la prohibición de saltar de una plurinominal a otra sea para todos y en todo momento, y de que la exgobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega exigiera que todos los priistas “vayan a la calle y ganen los votos, cara a cara con los ciudadanos; vayan y toquen la puerta de los votantes”, la mayoría aprobó esta decisión que terminará con la carrera de decenas de políticos.

La regla, que se incluyó en el predictamen de los nuevos Estatutos, es que un militante sólo puede ser plurinominal en una elección y en la inmediata posterior deberá competir por el principio de mayoría relativa.

De igual forma, también a propuesta de los delegados, se incluyó la disposición de sancionar a todos los liderazgos priistas y servidores públicos priistas que asuman actitudes “soberbias”, “prepotentes” y de “discriminación”, que se nieguen a recibir a la población y a sus compañeros priistas, porque son esas actitudes las que han maltratado severamente la imagen del PRI.

El PRI también fijó en sus Estatutos las reglas para la elección de los candidatos a legisladores y alcaldes, que a partir de 2018 conformarán la primera general con derecho a la reelección, y se abrió a los legisladores tránsfugas, pues establece en su propuesta que un militante de otro partido que se interese en ser reelecto con las siglas del PRI, deberá renunciar a su militancia al menos a la mitad de su encargo.

EXCÉLSIOR

Notas relacionadas

Leave A Comment

Simple Share ButtonsCompártelo...
Simple Share Buttons