• Martes , 12 diciembre 2017

El acoso en Yucatán “algo normal”

Mérida, Yucatán a 17 de Septiembre de 2017.- El asesinato de Mara Castilla no solo conmocionó a la sociedad mexicana, sino que hizo reflexionar sobre el acoso y violencia que viven todos los días las mujeres en las calles de su colonia, de su ciudad, del país.

Periferico-de-Mérida

Andrea Arteaga Cote es una joven que a través de las redes sociales recoge historias reales del acoso que sufren las mujeres y los lugares en los que ocurre, así, ha logrado dar a conocer los primeros casos que te vamos a presentar a continuación.

En sus redes, la joven invita a leer los relatos que se basan en la historia de Mara, la joven estudiante secuestrada, abusada sexualmentre, que además fue estrangulada y su cuerpo arrojado en una vía de Tlaxcala por su agreso, Ricardo Alexis “N”, chofer de la plataforma digital de transporte Cabify.

Recuerdan que bajo el hashtag #SiMeMatan, muchas mujeres compartieron una posible causa de muerte por el hecho de ser mujer. La joven originaria de Puebla, se sumó a esta denuncia social y a través de su cuenta de twitter compartió “#SiMeMatan es porque me gustaba salir de noche y tomar mucha cerveza”.

“Los invito a leer historias reales de acoso sexual en cada foto. Historias que han pasado desapercibidas solo porque no me asesinaron y #SiMeMatan es porque intenté vivir una vida normal en la ciudad más pacífica de México”.

Refiere, que “En mayo del 2017 se leía a #Mara en twitter “#SiMeMatan es porque me gustaba salir de noche y tomar mucha cerveza”… En Septiembre del mismo año se lee en las noticias “Feminicidio 83: El chofer de Cabify se llevó a Mara a un motel, la violó, mato y luego tiró su cuerpo”. El acoso callejero y la violencia de género es algo que las mexicanas vivimos TODOS los días, sin mencionar las 7 mexicanas que son asesinadas cada 24hrs por el simple hecho de decir no.

Este año no celebro a mi país ni la independencia, porque vivimos en un país donde no se cuestiona al agresor, sino a la víctima, sobre su ropa, las horas en las que estaba fuera, si estaba borracha, si andaba sola o si ella provocó a su violador.

No hay nada que celebrar en este país machista, sin educación, asesino e impune. Donde nos llaman feminazis, putas, se burlan de las chicas muertas pero NUNCA culpan al violador / asesino. #NiUnaMenos #Mara”

También señala que a muchas mujeres les ha tocado sobrevivir desde temprana edad a “un mundo lleno de perversión e impunidad.”

Por último, invitó a quien haya sido agredida sexual o verbalmente a ubicar el lugar exacto donde ocurrieron los hechos y compartirlos, como una muestra de lo “normalizado” del acoso que se vive a diario en el país.

MÉRIDA

Edad: 13 años

A solo una cuadra de mi casa un hombre en una moto se acercó a la banqueta y me preguntó el nombre de la colonia donde estábamos, me comentó que estaba buscando una dirección en un papel, me intentó mostrar el papel y cuando me acerque para leerlo me di cuenta que tenía el pene afuera de su pantalón, tapándolo con su playera mientras se masturbaba. En mi mente me vi empujando su motocicleta para que se caiga de lado e insultarlo. Pero más que eso, me vi en peligro. Le dije que me tenía que ir y me fui corriendo.

Esto también le pasó a mi hermana y a muchas amigas mías.

Edad: 19 años

Todas las mañanas esperaba el camión para ir a laUniversidad Anáhuac Mayaben la parada delFiesta Americana-Mérida. Siempre había un guardia detrás de la puerta de vidrio, muchas veces lo veía pero nunca le prestaba atención, a veces solo volteaba casualmente y me daba cuenta que me estaba viendo a mi o a otras estudiantes, maestras fijamente, con una cara que me daba escalofríos. Una mañana habían pocas personas esperando el camión, yo de costumbre estaba sentada en los escalones, recargada en la puerta de vidrio (donde camina el señor de blanco) platicando con una amiga cuando vi algo de reojo, voltee hacia el edificio y había una libreta pegada al cristal, a la altura de nuestras cabezas. El señor se estaba masturbando atrás del cristal, tapando su pene con una libreta, que estaba pegada a nuestras cabezas. Cuando vio que lo vi se echó varios pasos para atrás y se siguió masturbando detrás de unas plantas. Mi amiga solo me dijo “no te muevas” y lo ignoro, pero yo no podía ignorarlo.. Sentí tanta rabia y asco que a partir de ese día me fijaba mucho más en el y me di cuenta que siempre se masturbaba detrás de unas plantas, viendo a las estudiantes esperar el camión. A veces lo miraba a los ojos retándolo y algunas veces sacaba mi celular como “te estoy grabando” y en seguida se iba de ahí. Días después fui a las oficinas del fiesta americana a quejarme y todo termino en “no lo creo de Don … Él no es así, vamos a hablar con él”. 3 años después, ese guardia sigue ahí.

Edad: 14 años

Yendo al oxxo por unas golosinas, iba caminando tranquilamente, cuando me di cuenta que al fondo de la calle, donde está el árbol y el carro blanco, había un hombre en su bicicleta masturbándos y mirandome fijamente mientras caminaba hacia él. Me di la vuelta y regresé a casa.

Edad: 19 años

Aunque ahí dice Esvedra, fui hace unos años con mis amigas a Tequila MID, para bailar y divertirnos. Esa noche teníamos quien nos regresara y todas planeamos tomar. No llevabamos ni una hora de haber llegado, estábamos apenas en nuestra segunda ronda de bebidas y una de mis mejores amigas, con solo un vaso y medio, cayó inconsciente al suelo. Tequila MID, en vez de hacerse responsable por haber puesto algo en la bebida de mi amiga, nos sacaron a todas por que una chica inconsciente se ve demasiado mal en su club.

Edad: 21 años

La Pulquerida – Cantina Latina es unos de mis lugares favoritos para ir a bailar con mis mejores amigas, aunque muchas veces estamos bailando y disfrutando que no nos damos cuenta, de un momento a otro estamos rodeadas de un grupo de hombres aplaudiendonos y viendonos bailar o diciendo cosas.

También en este lugar estaba bailando cuando sentí una mano agarrarme del brazo y jalarme, había tanta gente que no podía ver quién era, solo luchaba contra su brazo que me jalaba con mucha fuerza hasta el otro lado del bar y me soltó frente a un amigo suyo. Me encabroné tanto que empujé al wey que me jaló y los insulte a ambos.

La verdad tenía mucho miedo y nadie hacía nada.

Edad: 15 años

Estaba saliendo de comprar un regalito en Walmart México cuando vi una patrulla estacionada a unos metros de la entrada del super, estaba un policía solo, recargado en la puerta de su patrulla Policía Municipal de Mérida, cuando vió que lo vi, me empezó a chiflar, a decir cosas y me hacía señas de que me acerque a él. Lo ignoré y camine rápido a un lugar donde no me podía ver.

Edad 22 años

Después de cubrir un evento del trabajo, saliendo a las 3 o hasta 4am, mi ex-jefe me daba ride a mi casa. Me había dado cuenta de sus dobles sentidos. Esa noche mientras manejaba en periférico llevandome a mi casa, me empezó a hacer preguntas sobre mi vida sexual, sabía que hace meses había cortado con mi exnovio y me preguntó si ya estaba cogiendo con alguien. Yo le respondía muy cortante y no seguía su tono de “broma”, le comenté que estaba saliendo con un chico francés que acababa de conocer y solo se limitó a decirme que no sea mamona y que “los Mexicanos también hacemos bien la chamba”

Edad: 20 años

Fui a una fiesta en la playa organizada por unaFacultad De Ciencias Biológicas UADY. 3 días y 2 noches de música, playa y obviamente alcohol. La verdad me la pasé muy bien con mis amigos y tenemos buenos recuerdos de esa fiesta. Más bien la mayoría fueron buenos recuerdos e intentamos olvidar que a una amiga casi la violan y a mi me estuvieron acosando toda 1 noche. Mis amigos y yo teníamos un cuarto rentado, donde entrabamos frecuentemente, cargábamos nuestro celulares, etc.

En una ocasión mi amiga entro sola al cuarto y un hombre se metió detrás de ella, cerró la puerta y apagó la luz. Por suerte mi amigo lo vio de lejos y corrió en seguida hacia el cuarto y lo sacó a insultos y golpes. También mientras bailábamos, toda la noche se me acercó un chavo más joven que yo y me decía que nos vayamos “por allá”. Le dije mil veces que no y él volvía cada vez más pedo a seguir insistiendo, hasta que me empezó a jalar de un brazo y a ponerse agresivo, diciéndome que vayamos. Fuera de eso, nos la pasamos muy bien.

Edad: 18 años

La Mezca es otro de mis lugares favoritos para ir a bailar con mis amigas. Pero más de una vez han habido hombres detrás de nosotras tomándonos fotos, mientras esperamos la fila para entrar. En una de estas veces me voltee y le dije “Deja de tomarnos fotos!” y el super molesto me respondió que no estaba tomando nada y no sé que.. Cuando claramente vi que lo estaba haciendo y que cerró la aplicación de cámara. El muy cobarde se fue rápido después de que le dije eso..

Ah, también un mesero de La Mezca te intenta manosear y se va rápidamente.

Edad: 13-15 años

Tomaba clases de violoncello en Bellas Artes, o sea que todos los días tomaba dos camiones de ida y dos de regreso. Y siempre, SIEMPRE en este trayecto me agredían hombres en carros, me pitaban, me gritaban cosas, me hacían señas sexuales con las manos y la boca. Solo tenía 13 años.

Edad: 17 años

Saliendo de la prepa fui al centro a comprar unas cosas de repostería, en esta misma esquina un hombre me corto el paso, y me dijo algo mientras me tomaba de la cintura y me intentaba jalar hacia él. Pasé los siguientes 10min escondida en esa tienda “Alegria” y las chicas que trabajaban ahí me estaban cuidando y viendo que el hombre se haya ido.

Edad: 13 –

En el centro de la ciudad más pacífica de México, desde que tengo 13 años me acosan, me cortan el camino, me piden besos, me dan nalgadas, se acercan hombres y me dicen obscenidades en voz baja, me llaman de muchas maneras, me chiflan como perro, me ofrecen rides, me ofrecen llevarme a un lugar para divertirme y me insultan.

Edad: 18 años

Una noche estaba paseando a mi perrita en el parque más cercano a mi casa, un carro se acerco y un hombre me dijo que me subiera, le dije que no mientras me cambiaba de calle para evitarlo y me gritó que era fea y que era una puta mientras aceleraba para irse rápidamente.

PROGRESO, YUCATÁN

Edad: 21 años

Tomé un camión a Progreso, me iba a ver ahí con mis amigos y pasar un día en la playa, pero caminando por el malecón se acerco una camioneta gigante y blanca, me dijo obscenidades, me chifló como perro y se fue. Mientras se iba le levanté el dedo de en medio, en ese momento me vio por el retrovisor, me hizo una señal con la mano como “me las vas a pagar” y paró su camioneta para irse en reversa. Yo me metí en una calle para que no me vea y él pasó los siguientes 20min andando en todas las calles de progreso para encontrarme. Solo me escondí.

PLAYA DEL CARMEN

Edad: 20 años

Fui Jurado Joven en el Riviera Maya Film Festival, teníamos acceso a muchas cosas, nos llevaban y recogían a todos lados, nos consentían mucho. Peliculas buenas y organización perfecta.*cough FICMY cough*.

Pero una, solo UNA noche salí sola en la Quinta avenida, y mientras caminaba un hombre se paró en frente de mi cortándome el paso y me intentó dar un beso. Caminé más rápido hacia mi destino, un poco asustada cuando escuche que un hombre me decía algo detrás de mí y luego me dio una nalgada. Le grité algo pero me ignoro y como iba en bici, pedaleó más rápido.

PRIMERA PARTE

Notas relacionadas

Leave A Comment

Simple Share ButtonsCompártelo...
Simple Share Buttons