• Lunes , 20 noviembre 2017

¿Quieres viajar y padeces dolor crónico? esto te interesa

No hay un momento concreto  que afirme  que un dolor de corta duración se ha transformado en crónico/ Frecuentemente  pensamos en el dolor como algo con que se tiene que remediar en vez de algo que puede prevenirse


Foto: El Debate

Foto: El Debate

El dolor es una sensación generada por el sistema nervioso y puede sentirse en prácticamente cualquier parte  del cuerpo, como la espalda, el abdomen, el pecho, o la pelvis.

Sin embargo el dolor se presenta en distintas maneras, como el dolor crónico el cual se caracteriza por presentarse por más de seis meses y no se alivia  por completo con tratamientos médicos ni quirúrgicos”, apuntó el Dr. Jacinto Herrera León, director del Hospital General Regional (HGR) No. 1 “Lic. Ignacio García Téllez” del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El dolor crónico puede deberse a una enfermedad activa, como sucede con enfermedades de la columna, fracturas, lesiones de los nervios, cambios degenerativos propios de las personas en edad avanzada, entre otras.

El también especialista en Reumatología señaló que a pesar de las limitaciones que conlleva el padecer un dolor crónico, éste no debe ser una barrera a la hora de realizar un viaje de trabajo o de placer.

“Es posible desplazarse sin miedo contemplando ciertas prácticas que garanticen nuestro cumplimiento terapéutico y que dispongamos siempre de nuestra medicación frente a cualquier incidencia en el viaje”, indicó.

Si viaja en coche es importante tener siempre a mano el equipaje y llevar apuntado el nombre del medicamento con los horarios y dosis que debe suministrarse.

Si viaja en avión, no olvide llevar a mano sus medicamentos junto con su receta o  prescripción médica en el equipaje de mano. Si necesita transportar otros utensilios médicos (jeringas para diabéticos, aparatos medidores, etc.) se debe avisar previamente a la compañía aérea, que informará al viajero del procedimiento a seguir.

Si viaja en barco, a la hora de hacer la reserva del viaje, si la enfermedad supone algún riesgo, hay que informar al servicio de atención médica del barco para que estén preparados. A bordo de cada barco hay una enfermería y un servicio médico disponible las 24 horas.

El director del HGR No. 1 “Lic. Ignacio García Téllez”, Dr. Jacinto Herrera León, recomendó llevar los medicamentos en sus envases originales, donde estarán mejor protegidos de la humedad y de la luz. “Llevándolos así, estarán disponibles por si fuera preciso utilizarlos durante un viaje inesperadamente largo, en una escala, o si las maletas se extravían. No deben ir en el depósito de equipajes de los aviones, porque los cambios de temperatura podrían alterarlos”.

No en todos los países los medicamentos tienen el mismo nombre aunque ese sea su principio activo. Solicite a su médico que en la  receta figure también la denominación genérica, en previsión de posibles pérdidas, robos o deterioros.

Los cambios horarios pueden ser un problema a la hora de acomodar la medicación los primeros días. Es importante consultar con el médico para que readapte las pautas de medicación teniendo en cuenta la diferencia horaria del día de llegada al  destino y del día de regreso a su lugar de origen.

Si  son pacientes diabéticos o epilépticos, se aconseja llevar un brazalete o un colgante para informar de su enfermedad y de la medicación que recibe a quien tuviera que socorrerles en un país extraño. Llevar un informe médico será siempre la mejor garantía a la hora de pasar aduanas, en el caso de necesitar asistencia médica adicional o comprar medicamentos en los países de destino.

Con un control adecuado del dolor y un cuidado especial de la medicación, es posible viajar con total libertad y comodidad.

 

Leave A Comment

Simple Share ButtonsCompártelo...
Simple Share Buttons