• Miércoles , 21 febrero 2018

Huachicoleros “abaratan” gasolina; el litro a $12.50

La ruta y oferta de los ordeñadores recorre las carreteras de Puebla, Edomex y Guanajuato


gasolina-magna

El combustible robado a Pemex es vendido en Hidalgo, Puebla, Guanajuato y el Estado de México a cinco pesos por debajo del precio promedio del litro de gasolina.

Pemex vende, en promedio, la Magna en 16.30 pesos, y la Premium en 18.24, pero los huachicoleros la ofrecen en 12.50 pesos.

En Hidalgo, se puede acceder al huachicol a través de la mensajería instantánea Whatsapp, confirmaron fuentes de seguridad pública federales.

“Te llevan el combustible robado a domicilio, se ponen de acuerdo el comprador y el traficante para el lugar donde se recogerá”, afirman.
La entidad hidalguense es una de las más afectadas; durante 2017 ocupó el cuarto lugar en la detección de perforaciones y se originaron al menos 27 enfrentamientos con huachicoleros.

El Estado de México tampoco está exento de este problema; por las noches, pequeñas fogatas a la orilla de la carretera Texcoco-Lechería avisan a los conductores sobre la venta de huachicol.

En Texcoco- Calpulalpan se observan cubetas o personas con trapos haciendo señas a camiones de carga que circulan por la zona a pesar de que las autoridades ya han realizado operativos.

En Tepetlaoxtoc, también en el Estado de México, los habitantes temen hablar, pues se estima que 25% de su población son huachicoleros y se han registrado asesinatos por el control de la venta de combustible, el cual, se vende cinco pesos por debajo de su precio normal.

Se disfrazan de tienditas
“Se vende gasolina”, dice el letrero de una tienda de madera a pie de la carretera hacia Huehuetlán El Grande. Así, entre refrescos y golosinas, la gasolina se vende alrededor de 12 pesos por litro. Una manguera de plástico y un embudo ayudan a despachar a los escasos clientes de la zona, donde no hay una estación de servicio cercana.

En el kilómetro 223 de la autopista Puebla-Córdoba, la Policía Federal encontró bidones enterrados llenos de diésel. Este punto ya era referencia para los transportistas. Detener la unidad permitía llenar el tanque a 10 pesos por litro.

A 50 kilómetros de distancia, en el municipio de Los Reyes, los huachicoleros destacan por las franelas rojas en las manos, las cuales agitaban para ofrecer su servicio. El combustible estaba almacenado cerca.

El problema en Salamanca, Guanajuato, se controló debido a la llegada de más de tres mil elementos del Ejército Mexicano a las calles.

Los puestos que durante el día vendían gasolina “barata” en los caminos vecinales y algunas carreteras federales que cruzan la entidad, han cambiado de sede o han desaparecido.

Era común ver puestos de venta en Salamanca, sobre todo en el camino que conduce a Juventino Rosas, entre las comunidades rurales de Cerro Gordo y Santa Rita, San Rafael de Cerro Gordo, El Divisador y Zapote de Palomas.

Además de comercios de gasolina ilegal disfrazados de vulcanizadoras o fondas, en la carretera estatal entre Irapuato y Romita.

EXCÉLSIOR

Notas relacionadas

Leave A Comment

Simple Share ButtonsCompártelo...
Simple Share Buttons