• martes , 22 mayo 2018

Inicia la Cuaresma

Oficia el arzobispo Gustavo Rodríguez Vega, misa por miércoles de ceniza que marca el inicio de Cuaresma

miercoles-de-ceniza

Este miércoles, cientos de feligreses acudieron a la primera misa que da paso a la Cuaresma y que ofició el arzobispo Gustavo Rodríguez Vega en la S.I Catedral de Mérida.

“Toda la cuaresma es un llamado a la conversión, al cambio, de reconocerse”, señaló el prelado en entrevista con los medios de comunicación que acudieron a la misa por el inicio de la Cuaresma, donde decenas de personas acudieron para que les coloquen su cruz de cenizas.

“Nosotros nos arreglamos, nos perfumamos y nos podemos lociones, en cambio, ponerse ceniza es ensuciarse”, señaló el prelado sobre este acto de fe en la religión católica.

De hecho, recordó, en el antiguo testamento, el inicio de la Cuaresma refiere un “baño de ceniza” y ahora solo es un pequeño signo, recordar que somos frágiles y que vamos a morir y la iglesia nos llama a la conversión para que reconozcamos que somos pecadores.

Este Día de San Valentín, lo consideró un día para dar gracias a Dios por la capacidad de amar.

Evangelio del Día
San Mateo 6,1-6.16-18.

Jesús dijo a sus discípulos:
Tengan cuidado de no practicar su justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos: de lo contrario, no recibirán ninguna recompensa del Padre que está en el cielo.
Por lo tanto, cuando des limosna, no lo vayas pregonando delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser honrados por los hombres. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa.
Cuando tú des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha,
para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
Cuando ustedes oren, no hagan como los hipócritas: a ellos les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa.
Tú, en cambio, cuando ores, retírate a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como hacen los hipócritas, que desfiguran su rostro para que se note que ayunan. Les aseguro que con eso, ya han recibido su recompensa.
Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu rostro,
para que tu ayuno no sea conocido por los hombres, sino por tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

Related Posts

Comments are closed.

Simple Share ButtonsCompártelo...
Simple Share Buttons
error: Contenido Protegido.