• jueves , 21 junio 2018

Fiesta privada desnuda las diferencias dentro de la selección mexicana de fútbol

Todos los convocados para el Mundial asistieron a la polémica fiesta en una exclusiva zona de Ciudad de México que ha contaminado la concentración, después de que se difundieran imágenes solo de un grupo


Los 23 futbolistas de la selección mexicana asistieron a una fiesta en su día libre, el pasado 2 de junio, después de que el equipo venciera (1-0) a Escocia en el estadio Azteca. Un día antes, el viernes, había sido el cumpleaños del carismático Javier Chicharito Hernández, una de las figuras mexicanas. Los tres capitanes del equipo, Rafael Márquez, Andrés Guardado y Guillermo Ochoa consiguieron, a través de uno de sus representantes, alquilar una lujosa casa ubicada en Bosques de Las Lomas, una de las zonas más exclusivas de la capital mexicana. Nadie podía faltar. Algunos jugadores invitaron amigas, algunas de ellas celebridades y a uno que otro amigo cercano. La juerga ha desnudado la división que hay entre los grupos de poder del combinado mexicano: un grupo fue exhibido ante la prensa. El resto, la mayoría, permanece en silencio y protegidos por la Federación Mexicana de Fútbol (FMF) para que el escándalo no salpique a los 23.

De acuerdo al periódico El País,  todos los jugadores asistieron a la fiesta.

A la entrada del portón negro del número 382 de Bosque de Sauces pidieron a cada uno de los asistentes dejar a un lado sus teléfonos celulares. A la cita acudieron cerca de 80 personas, de acuerdo con el testimonio de varios conocedores de la fiesta, entre ellos un miembro de la Federación, con los que ha hablado EL PAÍS. Querían evitar que se filtrara alguna foto.

La parranda empezó cerca de las 10 de la noche. “Estuvieron los 23. Salieron del estadio Azteca en camionetas y se fueron a la casa. Cenaron ahí. Sé que hubo mujeres”, comenta bajo condición de anonimato uno de los invitados de los futbolistas que asistieron al jolgorio. “Algunos llegaron a diferente hora y otros, obviamente, se fueron yendo en el transcurso de la noche”, apunta un segundo participante.

El martes 5 de junio la revista de prensa rosa TV Notas publicó en su portada “¡La verdadera despedida del Tri!”. Ahí revelaron dos fotografías: la del mediocampista Giovani Dos Santos y el portero Guillermo Ochoa. Además, fueron capturados en imágenes otros siete jugadores: Jonathan Dos Santos, Carlos Salcedo, Raúl Jiménez, Jesús Gallardo, Marco Fabián, Jesús Manuel Corona y Héctor Herrera.

Las fuentes consultadas por este periódico afirman que la filtración de las fotografías fue responsabilidad de uno de los encargados de seguridad de uno de los futbolistas. “A uno de los jugadores le avisaron que iban a haber fotos. Para no embarrarse se fue y avisó a algunos, como a Andrés [Guardado], a Rafa [Márquez]”, asegura un familiar de uno de los seleccionados.

“Te aseguro y afirmo que fueron todos. Fue algo planeado. No hubo ninguna mujer pagada. Eran libres”, asegura uno de los miembros del combinado, que pide hablar bajo condición de anonimato por miedo a represalias. Algunos medios mexicanos han afirmado que las mujeres de la fiesta son prostitutas. Esta versión ha sido desmentida por varias de las fuentes consultadas por este diario.

La casa de paredes color beige y tejas marrones, ubicada en la elegante zona de Las Lomas, también recibió al equipo de seguridad que resguardó a ciertos futbolistas. “Era una fiesta normal, había de todo, agua para el que no quisiera tomar alcohol, hubo algunos que no tomaron nada. Eran amigas, no escorts”, asegura uno de los familiares cercanos a uno de los jugadores involucrados y que están concentrados para jugar ante Dinamarca en Copenhague este sábado. “Era una fiesta para cerrar filas, unir al grupo, llegar bien. Al final el grupo está partido”, agrega.

Una de las chicas invitadas asevera: “Estaban todos. Fue una fiesta, ¿sabes? A la gente le gusta vender el amarillismo. Fue una diversión normal”, señala en conversación telefónica. La asistente bajó de una camioneta negra y notó que fuera del domicilio había un hombre que bajó de un taxi para tomarle fotografías con su móvil. “Nunca imaginé que fuera así por unas fotos en la banqueta”, agrega la mujer, que abandonó el lugar hacia las 3.00 de la madrugada.

En el equipo mexicano hay grupos de poder. Uno de ellos Javier Chicharito Hernández, Héctor Moreno y Carlos Vela, que comparten el mismo representante; además de Rafael Márquez, quien ha mantenido con pinzas su tema legal en Estados Unidos, donde se le acusa de ser testaferro del narcotráfico. Tras la fiesta, los cabecillas prefirieron guardar silencio y no admitir su asistencia. “Me sorprende mucho por Memo [Ochoa]. Que no hayan salido a defenderlo, uno de los capitanes, ¡lo dejaron tirado como si nada!”, opina un pariente de los seleccionados en referencia a uno de los jugadores exhibidos por la prensa rosa.

Al entrar al domicilio de Bosque de Sauces hay un largo pasillo que conduce a la sala y al jardín. “Hubo entre 70 y 80 personas. Algunos estaban en la cocina, otros en el patio, en la sala”. Uno de los asistentes a la reunión afirma que alguien vinculado a Hernández fue quien contrató la seguridad del evento. “Él llamó a periódicos para decir que Javier y Carlos [Vela] no habían estado en la fiesta”, cuenta el consanguíneo de uno de los jugadores. La Federación Mexicana de Fútbol no multó a ninguno de los involucrados. “Hay que tener claro que no han faltado a algún tema de entrenamiento ni de concentración”, comentó Guillermo Cantú, secretario general, el pasado martes.

Desde la federación, inciden en que se trataba de algo que ocurrió fuera de la concentración. “Disponen de total autonomía y libertad, cómo no podía ser de otra manera, para decidir y hacer, bajo su entera responsabilidad, lo que consideren oportuno con sus vidas”, aseguró Guillermo Cantú, consultado por este diario, quien añade: “Los jugadores retomaron la concentración en perfectas condiciones y a la hora acordada para descansar, cenar todos juntos y viajar a Europa, tal y como estaba previsto”.

Herrera duda de ir a Rusia

“Me preocupa lo de [Héctor] Herrera. No se vale que sólo tengan que pagar algunos cuantos”, confiesa el internacional con el que ha hablado este diario. El jugador del Oporto abandonó la concentración del equipo el miércoles pasado para hablar con su esposa en Portugal y reincorporarse un día después.

Una de las personas cercanas al círculo de Herrera ha señalado que el jugador no está bien. “Puede haber una posibilidad de que no vaya. Lo más importante es limpiar su imagen antes que asistir al Mundial. Muchos medios lo saben, protegen a los demás, menos a él”, acusa.

En el seno del equipo mexicano no se explican todavía por qué los capitanes, Márquez y Guardado, no admitieron que todos asistieron a la reunión nocturna. “Siempre estuve consciente de la reunión, del momento que iban a tener los jugadores, de compartir entre ellos”, comentó Juan Carlos Osorio, el entrenador de México, en conferencia de prensa este viernes. Guardado, quien no fue acusado, lanzó: “No hemos hecho ningún acto de indisciplina, no estábamos en una concentración y eso nos deja tranquilos”. Algunos futbolistas se han visto indefensos y algunos señalan que siempre les consideran conflictivos por haber incurrido en algo similar antes.

En septiembre de 2010, una decena de futbolistas fueron multados por hacer una fiesta privada en el hotel de concentración e incluso invitaron a mujeres a sus habitaciones. La Federación suspendió por seis meses a Carlos Vela y Efraín Juárez. Márquez, Torrado, Ochoa, Rodríguez, Barrera, Giovani, Chicharito, Esqueda y Moreno fueron multados. Un año después, previo a la Copa América en Ecuador, ocho jugadores fueron multados e inhabilitados por contratar prostitutas.

El Tri está dividido a nueve días de pisar el césped de Rusia.

Related Posts

Simple Share ButtonsCompártelo...
Simple Share Buttons
error: Contenido Protegido.