• martes , 25 septiembre 2018

Nervio ciático afecta movilidad de espalda y piernas

El nervio ciático afecta el glúteo, la parte posterior del muslo y la parte externa de la pierna.  Se comprime en su recorrido desde la espalda hasta las piernas, dando lugar al dolor agudo y punzante característico de la ciática


La ciática ocurre cuando hay presión o daño al nervio ciático; este nervio comienza en la región lumbar y baja por la parte posterior de cada pierna, indicó la especialista en Ortopedia y Traumatología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Yucatán Lucía Rodríguez Alcocer.

Puede ser causada por un debilitamiento de los discos intervertebrales de la columna, que se produce tanto por el proceso natural de envejecimiento como por un esfuerzo excesivo. Aunque también puede ser causada por un traumatismo, por la presión ejercida por un tumor, así como por un absceso o por una espondilosis -endurecimiento y rigidez de la columna vertebral- que tiene como consecuencia la pérdida de flexibilidad.

Este padecimiento podría afectar otros nervios de brazos y piernas, generalmente se comprime el nervio ciático en su recorrido desde la espalda hasta las piernas, dando lugar al dolor agudo y punzante característico de la ciática, que afecta glúteo, la parte posterior del muslo, la parte externa de la pierna e incluso, en ciertos casos, en la parte posterior de la pantorrilla o en la planta del pie.

La especialista explicó que puede presentarse debilidad en la pierna afectada; algunas veces, el pie queda atrapado en el suelo al caminar.

El dolor llega de manera gradual, en ocasiones después de días de trabajo físico intenso y puede empeorar en las siguientes situaciones: después de pararse o sentarse, en las noches, al hacer un esfuerzo como estornudar, toser o reír.

En algunos pacientes, el dolor llega a ser muy intenso y les impide realizar cualquier movimiento, en especial de la pierna o zona afectada, y si el disco intervertebral no se cura, la ciática puede convertirse en recurrente.

Como consecuencia de la compresión del nervio, algunos de los reflejos de las piernas quedan disminuidos o desaparecen; este síntoma permite al médico poder deducir el sitio donde se encuentra la lesión.

Con frecuencia se percibe una disminución de la sensibilidad en la cara externa del pie, acompañada de una sensación de adormecimiento y de cosquilleo, también llamada parestesia.

Rodriguez Alcocer señaló que entre los cuidados que se deben tener cuando se tiene la ciática por hernia discal son: reposo absoluto en cama, de preferencia en un colchón duro para evitar que se hunda el cuerpo y flexione la columna; aplicación de calor en la zona adolorida, evitar esfuerzos y movimientos innecesarios, no levantar objetos pesados y torcer la espalda durante las primeras seis semanas después de que el dolor empieza.

Si la o el especialista lo señala, podría consumir analgésicos para aliviar el dolor por lo que es importante acudir a consultar al comenzar los primeros síntomas de la enfermedad. Sin embargo, en algunos casos, la recuperación ocurre por sí sola al reposar y desinflamarse el nervio.

Related Posts

Simple Share ButtonsCompártelo...
Simple Share Buttons
error: Contenido Protegido.