• domingo , 27 mayo 2018

Desatan cacería de terroristas en Sochi

PUTIN

MOSCÚ.- El presidente ruso, Vladimir Putin, ha tomado un gran riesgo con los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, al garantizar que serán seguros a pesar de su ubicación en un territorio inundado de problemas y terror. Funcionarios olímpicos han aceptado sus garantías; no obstante, a medida que la ceremonia de apertura se acerca, el nerviosismo se ha disparado.

En los últimos días, la policía de Sochi ha comenzado la búsqueda de tres mujeres identificadas como potenciales terroristas suicidas entrenadas en el uso del terror. El domingo, un grupo militante islamista publicó un video en el que amenaza con realizar un ataque a los Juegos Olímpicos.

En diciembre, explosiones en la principal estación de tren y en un trolebús en Volgogrado cobraron 34 vidas. Casi todos los días, la policía de participa en tiroteos con combatientes en Daguestán, 611 kilometros al este de Sochi. Las noticias han incrementado el nerviosismo en general, incluso cuando han concentrado su atención en el vasto esfuerzo de seguridad que el gobierno ruso ha implementado en Sochi.

Putin ha desplegado cerca de 60,000 policías, soldados y fuerzas especiales en Sochi, el doble que Gran Bretaña reclutó en Londres para los Juegos de verano en el 2012. Los servicios de seguridad tienen la tecnología para monitorear llamadas telefónicas, correos electrónicos y la actividad de Internet, en Sochi, de rusos y extranjeros por igual. En noviembre, el primer ministro ruso, Dmitry Medvedev, ordenó que se recolectaran los datos de los teléfonos y los metadatos de los correos electrónicos de los periodistas extranjeros, funcionarios olímpicos y atletas, según los periodistas rusos.

El Pentágono ha ofrecido apoyo aéreo y marítimo, incluidos dos barcos de la Marina en el Mar Negro.

Con la ceremonia de apertura —prevista para el 7 de febrero— acercándose rápidamente, Putin comentó a los periodistas de televisión en una entrevista transmitida el fin de semana que una Rusia preparada sabe lo que debe hacer.

“Tenemos un claro entendimiento de lo que es; de cuál es esa amenaza, cómo detenerla y cómo combatirla”, afirmó. “Espero que nuestros organismos policiales se ocupen de ésta con honor y dignidad, como ocurrió en otros grandes eventos deportivos y políticos”, abundó.

Aun así, volantes de la policía en los que se advierte a la población de Sochi sobre las tres presuntas terroristas han desatado la ansiedad generalizada. Una de las sospechosas, una mujer de 22 años de edad, esposa de un militante islamista muerto, podría estar en Sochi, alertan los folletos. Las otras dos mujeres, también mostradas usando velos en sus cabezas, también eran buscadas, aunque su posible presencia en Sochi no fue mencionada.

Las circulares generaron un temor generalizado de que las viudas de los militantes muertos en el norte del Cáucaso, cerca de Sochi, podrían llevar a cabo ataques suicidas en venganza. Conocidas como “viudas negras”, han alimentado la imaginación rusa desde que dos mujeres se inmolaron en los trenes del metro de Moscú en el 2010.

Las advertencias sobre este tipo de sospechosas u otros terroristas potenciales no son raros en Moscú.

EL ECONOMISTA

Related Posts

Comments are closed.

Simple Share ButtonsCompártelo...
Simple Share Buttons
error: Contenido Protegido.