fbpx
  • Sábado , 25 mayo 2019

CDMX sube el valor de vehículos que operen con Uber, Didi o Cabify a más de 250,000 pesos

Estas empresas también tendrán que compartir con la Semovi la información que ésta requiera para analizar y evaluar la operación del servicio.


Los vehículos en los que se quiera prestar el servicio de transporte de pasajeros privado especializado con chofer, es decir aquellos que usan aplicaciones como Uber, Didi, Cabify o Beat, tendrán que tener un costo de factura de origen de al menos250,000 pesos, estos son 50,000 pesos más a lo que se requería anteriormente, de acuerdo con las modificaciones al Reglamento de la Ley de Movilidad del Distrito Federal que se publicaron en la Gaceta Oficial de la ciudad y que fueron presentadas por la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum y el secretario de Movilidad, Andrés Lajous, en conferencia de prensa.

“Los vehículos que el Titular de la Constancia de Registro pretenda registrar para obtener la Constancia de Registro Vehicular deberán tener un costo de factura de origen de al menos $250,000.00 (doscientos cincuenta mil pesos 00/100 M.N.) o de conformidad con los lineamientos que para los efectos de actualización emita la Secretaría; además el vehículo no podrá exceder los diez años de antigüedad y deberá cumplir con las condiciones técnicas que la Secretaría determine”, reza la Gaceta Oficial.

De acuerdo con las modificaciones al reglamento, el Titular de la Constancia de Registro es la persona moral que opere, administre y/o utilice “aplicaciones o plataformas informáticas para el control, programación y/o geolocalización en dispositivos fijos o móviles”, es decir empresas como Uber, Cabify, Didi o Beat.

Éstas tendrán que obtener una Constancia de Registro expedida por la Secretaría de Movilidad y “pagar los derechos correspondientes por cada vehículo que registre para obtener una Constancia de Registro Vehicular”.

Los vehículos tendrán que pasar por una validación vehicular anual, la cual se compondrá de, “al menos, una revisión documental y un proceso de inspección físico-mecánica, conforme lo determine la Secretaría”. Uber, Didi, Cabify o Beat tendrán que entregar por cada vehículo un tarjetón que identifique que ofrecen este servicio.

Estas empresas tendrán además que compartir la información que la secretaría requiera “con el fin de analizar y evaluar la operación del servicio”, de acuerdo con los formatos y plazos establecidos por la secretaría. También estarán obligadas a realizar la aportación económica que la Secretaría determine al instrumento que se defina para tal efecto, así como especificar al usuario “los factores de composición y variación de la tarifa durante cada trayecto, así como las modificaciones al elegir viajes multidestino o al cambiar el destino inicial”.

Los conductores que usen la aplicación de estas empresas no podrán recibir pagos en efectivo, ni con tarjetas prepagadas no bancarias, sistemas de pago en tiendas de conveniencia tipo monedero electrónico, una práctica que Uber, por ejemplo, había comenzado a realizar desde noviembre del 2018.

De acuerdo con Andrés Lajous, los conductores que presten estos servicios tendrán que tramitar una licencia tipo E1, lo que supone que tendrán que presentar una prueba ante el Centro para el Fomento de la Educación y la Salud de los Operarios del Transporte Público de la Ciudad de México (CENFES). Según el secretario, estas modificaciones igualan los trámites entre los taxis y los servicios de aplicación y permiten al gobierno de la ciudad contar con un padrón completo de las unidades que están prestando ambos servicios.

El Economista consultó a Uber, Didi, Cabify y Beat para conocer la postura de estas empresas respecto de estas modificaciones. Hasta el momento de esta publicación, sólo DiDi respondió a esta consulta y manifestó que:

“Respecto a las nuevas disposiciones que se publicaron hoy en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México, estará buscando espacios de diálogo con las autoridades para así poder continuar colaborando, en conjunto con distintos miembros de la sociedad, a la generación de sistemas y políticas públicas adecuados para el desarrollo de la movilidad inteligente, apoyándonos en el uso de la tecnología para la generación de fuentes de ingreso flexibles, seguras, eficientes y modernas”.

“Constantemente realizamos análisis e implementamos tecnologías avanzadas para mejorar la experiencia de nuestros usuarios y dar un servicio más seguro, cómodo, confiable y accesible. Por el momento, estamos realizando análisis internos sobre las implicaciones de estas disposiciones en nuestras operaciones, incluyendo su proceso de aplicación con socios conductores y el potencial impacto en nuestros pasajeros y la industria”.

EL ECONOMISTA

Related Posts

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons
error: Content is protected !!