fbpx
  • Miércoles , 23 octubre 2019

Frente a compañeros, director acusa a niña con problemas de movilidad por demandar a la escuela

El directivo anunció frente a todos que el grupo al que pertenece la menor deberá cambiarse de salón por las quejas de la mamá de una compañera.


Elvia, una niña de talla baja y problemas en la columna, la cadera y las rodillas demandó a su escuela, después de intentar por más de un año que el director de la primaria Rodolfo Menéndez de la Peña, en Mérida, Yucatán, donde cursa el quinto grado, accediera a cambiar a su grupo del segundo al primer nivel, para que ella no tuviera que subir escaleras, algo que tiene contraindicado por los médicos.

La menor padecía ya dolor intenso por el esfuerzo diario de subir escalones, lo que pone en riesgo su salud y sus posibilidades de tener una mejor condición a futuro: Elvia está esperando por una cirugía. Debido a su discapacidad motriz y al hecho de ser un paciente pre-quirúrgico, el trabajo físico que implica dicha actividad puede comprometer su desarrollo físico y las posibilidades de rehabilitación.

La juez Cuarto de Distrito, Miriam de Jesús Cámara, ordenó que mientras se realiza el juicio, derivado de la demanda de Elvia, las autoridades escolares no pueden obligarla a estar en un salón en el segundo piso. El director recibió la notificación de la medida provisional, ahora ya definitiva, el viernes 27 de septiembre.

El martes 1 de octubre, el grupo de Elvia dejó el segundo piso y se mudó a la biblioteca para tomar ahí sus clases. Ese mismo día, de acuerdo a lo que reportan los abogados de la menor, Ángeles Cruz y Carlos Escoffié, cuando los todos alumnos de la escuela estaban concentrados en la cancha, el director, Jorge Gamboa Escalante, dijo por el micrófono que los del salón de Elvia “por esta ocasión” iban a tomar clases en el primer piso debido a que “una mamita denunció a la escuela”.

Más tarde, Gamboa Escalante entró al salón y avisó a todos que la niña había demandado a la escuela y que por eso se habían tenido que cambiar de salón.

El jueves 3 de octubre, el director se dirigió a Elvia para decirle que si quería una silla más corta para estar más cómoda, por su talla baja, su mamá y ella tendrían que cortarla, que él no se iba a encargar de eso, reportan los abogados.

Escoffié señala que esto podría ser una violación, por parte del director, a la medida cautelar de la juez, quien pidió observar todas las acciones para garantizar la salud de Elvia desde una perspectiva integral, lo que incluye la emocional y afectiva.

Además, “nos preocupa que el director no actúe para garantizar una medida en pro de la igualdad, que no haya una reflexión a nivel institucional de por qué es importante cumplir con esto, sino que se haga por obligación, sin entender por qué. ¿Qué pasará si entra a la escuela otro niño con discapacidad? ¿También va a requerir una medida constitucional?”, señala Cruz.

“El director no entiende que esto no es una cuestión personal, no es contra él o la escuela, es para garantizar los derechos de una menor”, dice Escoffié.

La implementación del marco normativo estatal y federal que ya existe para garantizar los ajustes en los espacios escolares para personas con discapacidad, agrega el abogado, se ve obstaculizado por la falta de interés, de capacitación y de coordinación entre las autoridades educativas.

No hay que olvidar, subraya, que la madre de Elvia recurrió a USAER (la entidad encargada de apoyar el proceso de integración de alumnos y alumnas con necesidades especiales) y la respuesta fue que la niña tomara clases un grado más abajo del que le corresponde si necesitaba estar en planta baja. Es hasta que se pone la demanda y el caso se hace mediático que hay una respuesta real.

Ante las acciones del director, los abogados de Elvia le solicitaron a la Secretaría de Educación del Estado de Yucatán y al Instituto para la Inclusión de las Personas con Discapacidad del Estado de Yucatán que adopten todas las medidas que consideren necesarias para evitar que el director, y el personal de la escuela, vuelva a dirigirse a Elvia para hacerle cualquier manifestación sobre el juicio u otro comentario que pueda representar una intimidación.

Fuente: Animal Político

Related Posts

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons
error: Content is protected !!