fbpx
  • Domingo , 14 abril 2024

Filipinos celebran el Viacrucis del Viernes Santo con crucifixiones y flagelos reales

Aunque la Iglesia Católica reprueba este tipo de actos, los fieles deciden crucificarse y flagelarse para cumplir con sus mandas religiosas.


Cada Semana Santa, los filipinos expresan su amor explícito a Dios. (AFP)

Ciudad de México, 7 de abril de 2023 (Excélsior).- Un grupo de fanáticos católicos en Filipinas celebró el Viernes Santo con crucifixiones y flagelos, como parte de los ritos de Semana Santa. La mayoría de la población de este país, que es muy creyente, celebró el Viernes Santo asistiendo a misa, pero otros fueron a extremos para expiar sus pecados en rituales que son mal vistos por la Iglesia.

En el pueblo de San Juan, al norte de la capital Manila, cientos de residentes y de turistas asistieron a una sangrienta representación de los últimos momentos de Jesucristo. Decenas de hombres desfilaron con la cara cubierta mientras se azotaban con ramas de bambú.

La sangre emanó de sus espaldas hasta mojar sus pantalones llegando incluso salpicar a la multitud. “Lo hago por mi familia, para que tengan salud”, dijo Daren Pascual, de 31 años.  Al final del desfile, tres personas fueron escoltadas por hombres vestidos de romanos y dos de ellos fueron amarrados a cruces de madera.

Wilfredo Salvador, un enjuto anciano, fue crucificado y tanto sus manos, como sus pies fueron clavados a una cruz, mientras la multitud tomaba fotos y videos y algunos drones sobrevolaban la escena.  Tras varios minutos, fue bajado de la cruz.

“Hago esto porque quiero. Le agradezco (a Dios) por darme una segunda vida”, dijo este hombre de 66 años, y que empezó a participar en esta celebración hace 15 años, luego de sufrir un colapso mental.

Este espectáculo es una tradición en las aldeas de la zona de San Fernando, pero en los últimos tres años fue cancelado debido a la pandemia del covid-19. El macabro acto refleja el tipo único de catolicismo de Filipinas, que fusiona las tradiciones de la iglesia con las supersticiones populares.

Muchos de los penitentes, en su mayoría empobrecidos, se someten al ritual para expiar los pecados, rezar por los enfermos o por una vida mejor y dar gracias por los milagros. Los líderes de la iglesia en Filipinas han desaprobado las crucifixiones y autoflagelaciones, diciendo que los filipinos pueden mostrar su profunda fe y devoción religiosa sin lastimarse y haciendo obras de caridad, como la donación de sangre.

Con información de AFP | dm

Related Posts

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons
error: Content is protected !!