fbpx
  • Lunes , 21 junio 2021

Shell, condenada en una sentencia histórica a reducir sus emisiones a casi la mitad

La decisión de un tribunal neerlandés abre las puertas a nuevas demandas


27 de mayo de 2021.- El Acuerdo de París y la lucha contra el cambio climático también es cosa de las empresas. Un tribunal neerlandés ha fallado contra la energética Shell obligándola a reducir sus emisiones de CO2 a casi la mitad para el 2030. Aunque no sea uno de los países firmantes del acuerdo de la ONU, la juez Larisa Alwin, de La Haya, entiende que la compañía tiene su propia “responsabilidad” en la consecución de los objetivos y que los planes que tenía para reducir sus emisiones son insuficientes, lo que afecta a los derechos humanos. La sentencia, que Shell recurrirá, resulta histórica porque puede derivar en litigios similares en todo el planeta, cambiando la estrategia de los activistas y pasando de la protesta al choque legal.

El caso se remonta al 2019, cuando siete grupos, entre ellos Greenpeace y Milieudefensie, la rama neerlandesa de Amigos de la Tierra, presentaron una demanda en nombre de 17.000 ciudadanos, donde afirmaban que la empresa amenazaba los derechos humanos con sus inversiones milmillonarias en la producción de combustibles fósiles, emitiendo tanto como Rusia. También denunciaban que no respetaba el Acuerdo de París, que busca que a final de siglo no se supere un aumento de la temperatura del planeta de 1,5 grados. La juez les da la razón: aunque sean los países los que firmaron el documento las empresas tienen una carga que asumir “al margen de lo que hacen los estados”. “Incluso si los países hacen poco o nada, las compañías tienen la responsabilidad de respetar los derechos humanos”, argumentó.

Shell contaba con su propio camino para reducir emisiones. Partiendo de los niveles del 2016, se había comprometido a rebajarlas un 6% para el 2023 y un 20% para el 2030, llegando luego al 2050 con emisiones cero. Para Alwin era un plan “insuficiente”, sin mayor concreción y “lleno de condicionantes”. Por eso “corre el riesgo de incumplir” y la obliga a redoblar el esfuerzo: exige el 45% para el 2030, comparando con el 2019. “Estamos invirtiendo miles de millones en energía baja en carbono”, dijo un portavoz de Shell tras el fallo, defendiendo el plan inicial.

“Es una gran victoria, para nosotros y para cualquier persona afectada por el cambio climático”, dijo eufórico Donald Pols, al frente de Milieudefensie tras el fallo. La decisión puede servir de precedente para futuras denuncias de oenegés que decidan llevar a los tribunales a empresas con altas emisiones de CO2, tanto en Países Bajos como en el extranjero. Según datos citados por Bloomberg, hay 1.800 demandas relacionadas con el cambio climático en cortes de todo el mundo.

La sentencia podría afectar a otras grandes del sector como la británica BP o la francesa Total, que también han recibido críticas por fijas metas de reducción de emisiones poco osadas. | La Vanguardia

Related Posts

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons
error: Content is protected !!