fbpx
  • Sábado , 28 noviembre 2020

Semarnat rechaza seis proyectos porcícolas en Yucatán

Los proyectos porcinos de Grupo Kuo se construirían en los municipios de Tixmehuac y Maní.


 

FOTO: YAZUMY KEB

Mérida, Yucatán a 23 de octubre de 2020 (InformaTe Yucatán)- Entre los meses de agosto y septiembre del presente año, la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales rechazó seis proyectos porcícolas en Yucatán, propuestas por la empresa Grupo Porcícola Mexicano, mejor conocido como Kekén, estableciendo la prioridad de la conservación de la biodiversidad.

La dependencia federal acudió a los llamados de las organizaciones Greenpeace México e Indignación que denunciaron actos de ilegalidad de la industria porcícola en la Península de Yucatán, ofreciendo el reporte “La carne que está consumiendo el planeta” donde se indica que, de las 257 granjas que opera esta empresa, 122, esto es el 47 por ciento están asentadas en zonas de conservación de la biodiversidad.

La organización Greenpeace explicó que la empresa pretende duplicar su producción este año y para ello continúa su proyecto de expansión en municipios del centro y sur de la península poniendo en serio riesgo flora y fauna y recursos hídricos de la península de Yucatán.

La gaceta ecológica número DGIRA/034/2020, de la dependencia federal, fechada el 24 de septiembre del 2020,  establece la no autorización del proyecto clave: 31YU2019AD086. el cual considera la construcción y operación de una granja porcícola, con capacidad de 46 mil 464 animales, repartidos en dos módulos de 23 mil 232 animales cada uno, y una superficie total de 197.0061 hectárea

Según informó la organización Greenpeace, en agosto pasado la dependencia federal rechazó 5 proyectos, para el mes de septiembre fue una más. Los proyectos porcinos se construirían en los municipios de Tixmehuac y Maní proyectos del Grupo Kuo, esto es, la empresa Kekén.

Tras la denuncia del grupo Indignación y Greenpeace, las acciones de permisos y confirmación de proyectos porcícolas se ha ido reduciendo, ante los reclamos del impacto ambiental que ocasionan las granjas porcinas que arrojan grandes volúmenes de desechos al manto freático sin tratamiento, lo que ha ocasionado graves daños y afectaciones a la calidad del agua en la zona peninsular.

Las afirmaciones de Greenpeace han sido corroboradas por especialistas e investigadores del área de Ciencias del Mar del Centro de Investigaciones y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav-Unidad Mérida), quienes han señalado el impacto negativo por la contaminación en las zonas de manglares, ciénagas y la Ría en las zonas costeras de Progreso, Sisal y Punta Palmar.

La organización internacional Greenpeace que la dependencia emitió un resolutivo donde se ofrece una negativa a la empresa porcícola para el desarrollo de estos siete megagranjas porcinas, negando las autorizaciones ambientales con los argumentos del impacto al medio ambiente y la protección de las zonas consideradas de alto riesgo y por para la conservación de la biodiversidad.

“Las granjas porcícolas son de las actividades económicas que más consumen agua en la región y producen aguas residuales en exceso”. “Las empresas que solicitaron los permisos no han demostrado que el sistema de tratamiento de aguas residuales que proponen para las granjas no causará impactos adicionales al suelo o al manto freático”, estableció el organismo Greenpeace

La Semarnat en Yucatán consultó al Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), quien le indicó que el territorio, la localidad y el sitio donde se ejecutará el proyecto se cataloga como “asentamiento indígena”.

Ante ello, la Unidad Coordinadora de Participación Social y Transparencia de la Secretaría específico que para obtener la autorización del cambio de uso de suelo en terrenos forestales “es estrictamente necesario aplicar el procedimiento de consulta indígena prevista en el artículo 61 de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable”, pero no se hizo.

El resolutivo de negativa establece que, “no se consideraron los impactos acumulativos y sinérgicos de las granjas cercanas en la evaluación de los impactos, en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA)”, concluyó.

Related Posts

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons
error: Content is protected !!